Varón y mujer: la complementariedad

“Misterio es algo real que se impone a la experiencia, pero escapa a la ‘aprehensión’ dominadora de la razón. Insondable pero presente y en profunda correspondencia con el corazón del hombre (de ahí su simplicidad)” Angelo Scola, de su obra “La ‘cuestión decisiva’ del amor: hombre-mujer”.

COMPRAR

1927

Nuevo

Este producto ya no está disponible

18,27 €

Añadir a mi wishlist


El ser humano es un triple misterio: el misterio de la mujer, el misterio del varón y el misterio de la unidad de ambos en su diversidad. En este libro, el autor pretende volcar la experiencia y el pensamiento de algunos autores, que han tenido la audacia de intentar desvelar el misterio del hombre. La se lección y crítica de las fuentes es aporte del autor.

“El hombre es finito –envejece, enferma y muere–, es irremediablemente limitado en el tiempo y en el espacio. Y, sin embargo, en su corazón arde una sed inextinguible –desea ser amado y amar para siempre– y su razón es imparable en la búsqueda de la verdad completa. Aparece como el enigmático portador de una excentricidad singular: finito, pero capaz de infinito” Scola, Angelo.

En cierto sentido, el “problema” del hombre –mujer y varón– es el desafío del amor. En efecto, ninguno de los otros seres que habita este planeta es capaz de amar. Los seres inanimados, los vegetales y los animales no pueden amar. Les resulta absolutamente imposible. Sólo el ser humano tiene la capacidad de amar. También el hombre se distingue por su capacidad de conocer la realidad y por su libertad. No obstante, conocemos y somos libres, fundamentalmente, para amar. De aquí que, a la postre, el misterio del hombre es el misterio del amor.

(Extracto del Prólogo)

ISBN:9788416921706
Autor:Jorge Scala
Editorial:Opinión y Ensayo
Número Páginas:304
Edición:
Temática:Cultura de la vida
Encuadernación:Rústica

No hay comentarios de clientes por ahora.

Escribe tu opinión

Querencio. Su huida se convirtió en la búsqueda

Querencio. Su huida se convirtió en la búsqueda

“Un hombre alto y muy corpulento con la cabeza rapada iba preguntando a los heridos, antes de rematarlos, si habían visto a un joven llamado Querencio”

Escribe tu opinión

Productos relacionados