Los medieros tenían razón

Los medieros trabajan mucho y ganan poco. Hacen huelgas en petición de mejoras. ¿Tienen razón? Las cuentas claras dicen que sí. Aquí se exponen al detalle.

Extremadura tiene muchos tesoros, y su gente es el de más valor.

COMPRAR

1924

Nuevo

16,35 €

Añadir a mi wishlist

En Extremadura, una de las mayores explotaciones del río Tiétar, con quinientas hectáreas de regadío y cerca de ochocientas adehesadas de encinar y pastos. Dispone para sus riegos de embalse propio. Habitada en principio por más de cien familias de aparceros (llamados allí medieros), la mayoría nacidos en la famosa, fértil y hermosa zona de La Vera en la provincia de Cáceres.

Son los años sesenta del siglo pasado. Un joven perito agrícola llega a la finca para dirigirla y mejorarla. El viejo encargado se va… El perito cuenta el discurrir de los casi cinco años que permanece allí. Describe las vidas y las obras de los medieros, sus trabajos, penas y alegrías, sus huelgas y relaciones con el dueño. Familias enteras dedicadas por entero a su trabajo. Allí, como en un pueblo, hay economato, escuelas y maestros titulados de niñas y niños, una furgoneta para viajar a Plasencia, una capilla con misa los domingos…

En a historia se describen las dedicaciones principales como el cultivo y recolección del algodón, del tabaco y del pimiento para pimentón. También cuenta cómo mejora el rebaño ovino hasta hacerlo excepcional. Hay datos económicos y técnicos, anécdotas de propios y extraños, de personas y animales, de dueños y de empleados… que quizás algunos hoy podrán reconocer o recordar.

Al finalizar el año 1967 el perito deja la finca muy a su pesar. Deja huella de su pasado por los avances logrados, pero los medieros de la finca dejan huella en él.

ISBN:9788416921201
Autor:Marcos Arvense
Editorial:Librando Mundos
Número Páginas:288
Año:2019
Edición:
Temática:Narrativa biográfica
Encuadernación:Rústica

No hay comentarios de clientes por ahora.

Escribe tu opinión

Los dioses tienen los pies de lana

Los dioses tienen los pies de lana

«Es un poco tarde. Quizá da igual. Anoche soñé con Isabel. Ella vivía cerca, a cinco minutos andando, en una especie de dúplex o chalé pequeño. Quería verla. Ella celebraba una fiesta».

COMPRAR

Escribe tu opinión

Productos relacionados